“La pantomima no es fácil, exige sacrificio”

Quien más llora en la escuela de arte dramático es el tesorero cuando se levanta el telón y no ve el talón. La cultura sin financiación es la ruina de la civilización.


Daniel Álvarez Matallana
Director en Tenerife de la Escuela de Actores de Canarias
Daniel Álvarez Matallana, director en Tenerife de la Escuela de Actores de Canarias. / El guiño
-¿Dónde están las actrices? Por la denominación del centro, es como si solo hubiera actores…
“Había poquísimas actrices, pero ahora pasa lo contrario. Creo que está empezando a equilibrarse. No es bueno para una escuela de teatro que haya demasiadas actrices o demasiados actores, porque surgen muchos problemas de reparto”.

-¿Cuántos estudiantes son?
“Tenemos unas pruebas de selección, teórica y práctica, y entran treinta. A partir de primero [son cuatro cursos] empieza a haber una pequeña criba. Las mayorías de las bajas son porque ellos mismos se dan cuenta de que no es su carrera o de que es mucho más duro de lo que pensaban. Al final suelen acabar quince o así, que está bastante bien”.

 -Es más que una academia, ¿no?
“Es un estudio superior. El título de arte dramático es este, no hay más. Y tenemos la suerte de que está presente en Canarias desde hace veinte años”.

-Cuando los poderes públicos prometen ayudas al teatro, ¿están actuando?
“¡Uf! Hemos pasado unos años terribles, hasta el extremo de que tuvimos que encerrarnos. Quisieron hacer un recorte del 40%. Aquello se arregló, pero no del todo. Hemos estado muy asfixiados. Parece ser que las nuevas directrices de la Consejería de Educación están por la labor. Por lo menos, vamos a salir del bache. Somos, sin duda, el centro superior de España con el presupuesto más bajo”.

-¿Cuántos políticos han paso por las dos sedes?
“Han pasado prácticamente todos; menos, desgraciadamente, el viceconsejero de Cultura en la legislatura anterior, que nunca apareció por la escuela ni nadie de su equipo. En principio van con algo de miedo [ríe]”.

-¿Son buenos alumnos?
“Pues, alguna persona que se dedica a la política estudió con nosotros. Es verdad que antes de que fuera un centro superior”.

-¿Qué papel interpreta un concejal de Cultura?
“Todos interpretan un papel. La política es un arte de representación. El político ejecuta un papel de caer bien, de aparentar saberlo todo, de esquivar la pregunta donde puede patinar… ¡Claro que sí! Por supuesto. Pero lo interpreta mucha gente en la vida”.

-¿Se respira un ambiente universitario?
“Estos tipos de estudios establecen muchas amistades, porque estás todo el día en la escuela, comes muchas veces allí y se crean vínculos entre el alumnado y con el profesorado. Es diferente a lo que se ve en las universidades. Es por el hecho propio de la escena. Tienes que trabajar con los sentimientos, desnudarte [emocionalmente, deduzco], a veces lloras, a veces gritas… Todo eso forma pandilla”.

-[Se cae el respaldo de la silla en la que estaba sentado Daniel].
“Y eso que no me he apoyado [risas]”.

-¡Qué lástima! La cámara estaba enfocando a otro lado…
“Habría quedado divertido”.

-¿Para decir la verdad hay que saber fingir?
[Ríe] “En el teatro y en el cine, decimos mentiras que parecen a veces grandes verdades. Lo otro también”.

-Pienso que no es lo mismo mentir que fantasear…
“En ocasiones, la verdad hay que adornarla para que no parezca una mentira”.

-¿Qué fue lo de la sesión constitutiva del Congreso de los Diputados, teatro o circo?
“Bueno, como profesor te digo que la pantomima no es fácil de hacer. Exige mucho sacrificio”.

-Entonces era otra cosa…
[Risas] “Todo es una representación, una liturgia. La que se ha montado por las etiquetas, las formas de vestir, el comportamiento… En fin, no dramaticemos”.

Publicado el por DNM en Entrevistas, Vídeos ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario