Modelo arraigado

Modelo arraigado. / El guiño

La penetración exige concentración para que ella sienta satisfacción, porque la obsesión por el mete-saca entumece la pasión y dilata la tensión. “Es difícil romper con el modelo arraigado de que colocar un pene en la vagina es el vértice de la mezcla erótica”, documenta Katherine Rowland en The Pleasure Gap: American Women and the Unfinished Sexual Revolution (La brecha de placer: las mujeres estadounidenses y la revolución sexual inacabada) tras una investigación de cinco años para desmontar el concepto del sexo insertivo como la piedra angular de la intimidad. Un artículo en Journal of Sexual Medicine deduce que una fémina heterosexual necesita 13,46 minutos de media para experimentar un orgasmo. Las participantes (645 treintañeras de 20 países) usaron un cronómetro durante ocho semanas. La masturbación o el cunnilingus reducen el tiempo alrededor de un 85%.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Equilibrio de relaciones

El orden internacional evoluciona hacia un nuevo equilibrio de relaciones. / El guiño

En palabras del secretario general de la ONU, António Guterres, la pandemia del coronavirus es la peor crisis global desde la guerra de 1939 al 45: “La extraordinaria perturbación económica y política presenta un peligro real para la relativa paz que se ha vivido en las últimas décadas”. ¿Está en juego la humanidad? Él cree que sí: “La combinación de una enfermedad que es una amenaza para todos y el golpe económico traerán una recesión sin precedentes en el pasado reciente”. Comparado con esto, lo de 2008, tras la caída de Lehman Brothers, era chocolate con bizcocho. Fluyen ríos de tinta y el riesgo de ser arrastrados por la corriente de la inestabilidad no es irrelevante. Las fuentes informativas están desbordadas. Los pescadores furtivos especulan con datos en aguas revueltas y los desalmados disparan bulos.  Sigue leyendo

Publicado el por DNM en Crónicas ¿Qué opinas?

El mundo se pone la mascarilla

El mundo se pone la mascarilla. / El guiño

Las veces en las que el mundo ha estado en un puño se cuentan con los dedos de las manos y de los pies. A lo largo de la historia universal -sin mencionar las extinciones masivas de especies- se han sucedido calamidades diversas. Las epidemias o pandemias son algunas de ellas. Con ser grave -ronda el millón de infectados-, la del Covid-19 no es de las más catastróficas de todas. Llama la atención, eso sí, la evolución de la curva de incidencia, cuya virulencia suscita dudas sobre cómo se ha afrontado tal amenaza. Sigue leyendo

Publicado el por DNM en Crónicas ¿Qué opinas?

Por la mañana

Vitaminas mañaneras. / El guiño

El sexo matutino es un despertador más eficaz que el tic tac, menos cansino que el nocturno y sumamente divertido. Un reconfortante desayuno con vitaminas genuinas. Laura Argintar enumera estas características en Elite Daily:

1. Lo pensarás todo el día.

Este es un beneficio mutuo para ti y tus amigos, porque empezarás el día de una manera fresca y memorable.

2. Estarás de muy buen humor.

El sexo por la mañana es un calmante natural para el estrés y sus efectos duran siete días o más

3. Es una forma de ejercicio.

Supone una excelente alternativa al gimnasio.

4. Mente clara e intenciones abiertas.

Al participar plenamente en una experiencia sexual, tendrás una mente clara e intenciones abiertas y estarás en alerta.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Ocho variantes

Orgasmo femenino hay uno. Sensaciones, muchas. En una investigación patrocinada por la marca de juguetes sexuales Ann Summers, la terapeuta Jodie Slee distingue ocho variantes:

Clitoriano: “Solo una pequeña parte del clítoris es visible [el glande, con su capucha]. El resto se extiende por la región de la vulva y puede ser estimulado a través de la vagina o analmente”.

Punto G: “Está ubicado en la pared superior de la vagina, entre los genitales y el ano”.

Combinado: “Mezcla del placer producido por la estimulación simultánea de diferentes zonas erógenas”.

Anal: “El ano está repleto de terminaciones nerviosas y conecta con el clítoris. En lo alto del recto, la señal será captada por el nervio pélvico, el que responde a la estimulación de la vagina y del cuello uterino”.

Punto A: “Una colección de células situadas unos centímetros por encima del punto G. Se requiere una penetración muy profunda”.

Pezones: “Contienen muchas terminaciones nerviosas, que viajan a las mismas áreas del cerebro que registra las sensaciones de la vagina, el clítoris y el cuello uterino”.

Corregasmos, ejercicios de gimnasia que llevan al clímax: “Está relacionado con los movimientos repetidos en ropa ajustada”.

Fantasía: “No necesitas ningún estímulo físico. Simplemente, déjate arrastrar por tus pensamientos. Algunas afortunadas lo consiguen mientras duermen”.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

El goce de reír

El goce de reír. / El guiño

Sus beneficios para la salud mental o corporal no son una broma. Reír ridiculiza complejos, descongestiona la circulación, oxigena la sangre e incita la proliferación de endorfinas, unos neurotransmisores asociados a la excitación, el riesgo, el enamoramiento y el orgasmo. Por el carácter afrodisiaco del sentido del humor, amplifica la satisfacción sexual de la mujer. Las carcajadas apagan la ansiedad y encienden el deseo. “Desternillarse a mandíbula batiente, lagrimeando, mostrando desvergonzadamente la campanilla, agitando los pechos y las carnes todas, humedece y dilata la vagina”, escribe la terapeuta Anaís Pérez. “Penetra en nuestra psique, hace vibrar lo que está suelto y consigue una deliciosa voluptuosidad, un placer bestial que podríamos sacralizar, porque de tan efectivo es curativo”. Un estudio clínico de la Unidad de Psiquiatría en la Universidad de Toronto refleja que la risa y la excitación sexual femenina comparten varios síntomas durante diferentes fases: “Se produce un ascenso de la temperatura corporal. Brazos, pecho, cuello y cara se enrojecen. La musculatura facial se contrae y la respiración deja de ser espontánea, se entrecorta. Los labios y los ojos se humedecen más rápido y nuestra piel adquiere una mayor sensibilidad”. La alegría y el intelecto se atraen. Engendran la criatura de la creatividad.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Equivalencias

Que las mujeres y los hombres procesan las emociones de manera distinta se intuía. En el plano sexual, percibir similitudes al observar las zonas erógenas no es casual. Son complementarias. El concepto varía. El origen de los órganos genitales determina la simpatía: durante los primeros meses del embarazo, el clítoris y el pene comparten estructura. Cuando el embrión madura, los bebés adquieren la identidad de género. La evolución marca la diferencia. El falo monta guardia en la puerta y la equivalencia femenina expande sus terminaciones nerviosas por la vagina, asoma la cabeza como si fuera un telescopio y, mientras disfruta del panorama, manda señales al interior. La dualidad viril contrasta con el exclusivo quehacer de la metafórica serpiente de cascabel, que consiste en agenciarse placer. La culminación de la comparación reside en la respectiva área prostática, el surtidor de donde fluye la eyaculación en cada versión a través de la uretra. Más frecuente en él que en ella, el chorreo no siempre es gemelo del orgasmo.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Mucho gusto

Desnudar el deseo de una mujer no es tan sencillo como desabrochar un vestido. La clave está en el botoncito de abajo. Si se toca con levedad -sin apretar-, desata una explosión de dimensión nuclear para echarse a temblar. Desde el entendimiento de que la práctica hace la perfección, Noemí Casquet señala el orgasmo con los dedos en Código Nuevo guiada por la educadora sexual Canela Anahí: “Toda la vulva es sensible a las caricias y al tacto, aunque resulta especialmente satisfactorio cuando la zona está lubricada. Para ello, se necesitan unos buenos preliminares. No vayas directamente al glande del clítoris [aconsejan al varón] hasta que veas que los labios mayores han aumentado de tamaño”. El índice, el anular, el corazón, el meñique y el pulgar son cinco experimentados exploradores en una aventura que engloba excursiones al punto G: “Con las yemas hacia arriba, rodea el hueso pélvico como si quisieras llegar al ombligo y muévete por ahí. Recuerda que, a nosotras, el mete-saca no nos produce placer en exceso (a algunas, ninguno). Son las terminaciones nerviosas del interior de la vagina lo que nos lleva al éxtasis”. La técnica de la sutileza faculta a descubrir lo que le gusta a ella.

Publicado el por DNM en Relatos ¿Qué opinas?