El plan B de los partidos

Los votantes hacen donativos cada vez que depositan la papeleta en la urna, en función de los resultados. / ANDRÉS GUTIÉREZ
El cerebro siempre guarda un plan B. La revista científica Cell Reports revela que, cuando se presentan dos posibilidades, las neuronas motoras preparan tales opciones antes de decidir qué acción tomar. Así actúan, por ejemplo, los gerentes de los partidos políticos. De esta práctica no se libran ni los a sí mismos llamados regeneracionistas. En efecto, un concejal de Leganés perdió el carné de Ciudadanos tras ser acusado de financiar de manera irregular, con donaciones de particulares, la campaña de las elecciones municipales del 24 de mayo de 2015. Y a Podemos le siguen el rastro de unas generosas aportaciones llegadas del extranjero a través de paraísos fiscales, además de una cooperación colectiva que a menudo confunde (Crowdfunding).

Lo del PP y el PSOE viene de lejos. Son de sobra conocidos los sobres con donativos particulares de 1.000 euros de cargos municipales y afiliados de Valencia, un procedimiento que la Guardia Civil vincula a un mecanismo para blanquear supuestas comisiones ilegales. En Cataluña, Pasqual Maragall rompió el tabú del 3%, una mordida en la cartera de los empresarios beneficiarios de concesiones públicas. En época de abundancia, las tetas de las vacas gordas son muy codiciadas.

Al hilo del caso Odebrecht, por el conglomerado brasileño relacionado con una trama de sobornos, ha resurgido el interés sobre la financiación de los partidos en España, regulada por la ley orgánica 8/2007. Existen tres vías lícitas : las cuotas de los afiliados, las contribuciones individuales, las donaciones privadas -de personas físicas o jurídicas que no contraten con las administraciones- y las subvenciones públicas ligadas a la representación institucional lograda en las urnas. Las ventajas no son exclusivas de los receptores. Las entregas serán deducibles de la base imponible del impuesto sobre la renta, con un límite de 600 euros anuales. A las donaciones privadas se les aplica el régimen de entidades sin fines lucrativos y de incentivos al mecenazgo. El tope se elevó un 4% respecto a la anterior normativa: hasta 120.000 euros anuales, una restricción que no afecta a las dádivas en especie de bienes inmuebles. Queda excluida de esta consideración la participación destinada a sufragar “una actividad o un proyecto concreto de la fundación o entidad como consecuencia de un interés común personal o derivado de las actividades propias del objeto societario o estatutario de ambas”. No se permite el anonimato. ¡Faltaría más!

Al margen de las responsabilidades civiles o penales, el Tribunal de Cuentas impondrá sanciones adecuadas a las infracciones.

El talón de Aquiles de la democracia está en la chequera.

Publicado el por DNM en Crónicas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario