“Soy un empleado humilde con algo de suerte”

Ram Bhavnani, inversor


Ram Bhavnani, inversorEs rico en humildad y, por suerte, el trabajo no le ha ido del todo mal. Ram Bhavnani asocia el dinero ocioso a un negocio ruinoso. Está acreditado como “el inversor más certero de España”, pero él se ahorra la plusvalía del elogio.

-¿Inversor, empresario, financiero o qué?

[Sonríe] “Yo soy un empleado de Casa Kishoo [una empresa familiar que debe el nombre a su suegro]”.

-Un empleado que al mismo tiempo es el jefe, ¿no?

“Bueno, han puesto su confianza en mí. Ya llevo trabajando aquí 53 años”.

-¿Hay dinero debajo de las piedras?

“El dinero es dificilísimo conseguirlo. Para levantar las piedras hay que sudar”.

-¿Qué criterios aplica?

“Nosotros estamos abiertos a cualquier operación en cualquier parte del mundo. Sea en bolsa, inmobiliaria o empresarial. Lo que sea lo estudiamos y participamos si nos conviene”.

-¿Qué inversión me aconseja?

“Los pisos están por el suelo. Es el momento de las inmobiliarias, porque unos de 300.000 [euros] en la calle de San Francisco o de La Rosa, del Castillo y eso se están vendiendo por 100.000 o 150.000. Están al 30%-40% del máximo de 2008. Esa es la mejor inversión ahora. Estos pisos al nivel internacional no hay”.

-¿Y si se crea otra burbuja?

“La burbuja se puede formar donde están los precios altos. En otros sitios están por las nubes y no caen”.

-[Hago un juego de palabras] ¿Se ha sentado alguna vez en una banca rota?

“Personalmente, no lo he experimentado. Pero, en 2007-2008, con las inversiones temblando, había mucha incertidumbre. He vivido situaciones de crisis que se vuelven a arreglar, porque hemos sido muy conservadores y nos hemos acomodado a las circunstancias. Siempre hemos cumplido todas nuestras obligaciones y nunca hemos entrado en una lista de morosos. Yo creo que la morosidad es el cáncer de la economía”.

-¿Los bancos han recuperado el crédito?

“Los bancos también son comerciantes y no pueden dar dinero a la gente que no paga.
¿Por qué van a conceder créditos a quien luego no lo devuelve? Claro, luego tendría el Gobierno que rescatarlos. La gente que coge el dinero prestado debería gastarlo con prudencia y respetar los compromisos. Si tomas un crédito para comprar un piso de 300.000 que realmente vale 100.000 y no puedes pagarlo, el banco lo recupera al precio de hipoteca y luego tiene que subastarlo a 100.000 euros”.

-¿Nunca se le ha colgado el ordenador mientras realizaba una operación?

“No, los negocios los hago normalmente por teléfono”.

-¿Cuál ha sido la mayor inversión?

“La mayor compra que hice fue en el Banco Popular y salió mal. La mayor venta, la del Bankinter. Ahí ganamos doscientos y pico millones de euros. Ahora estamos quietos”.

-¿En qué invierte el tiempo libre?

“Bueno, camino mucho, leo, veo la televisión…”.

-Pendiente de la economía, sospecho…

“Y también de la política o la religión”.

-¡Vaya por Dios!

[Toma el mando, se levanta y enciende el pequeño televisor junto al monitor de las noticias] “Lo pongo para escuchar al gurú”.

-¿Es usted un gurú de las finanzas?

[Ríe] “¡Yo qué voy a ser! He tenido suerte. Mira, cualquier persona que se concentre en cualquier cosa [gesticula]… No tengo estudios, he sido un empleado humilde y sigo siéndolo”.

-¿De la política actual qué piensa?

“Soy residente español con pasaporte de la India. Realmente, no debería meterme. La gente es buena, los políticos son buenos en general. Pero alguno que otro escapa y lo que hace gusta a unos y a otros no”.

-¿No ha sentido la tentación de influir?

“Ninguna, porque he vivido con Franco, con Suárez, Calvo Sotelo, Felipe [González], Aznar, Zapatero y Rajoy… No me dan ni me quitan”.

-¿Se ha reunido con alguno de ellos?

“Habré coincidido en algún acto”.

-¿Le piden consejo?

“A veces hablan y les digo lo mismo. Sonrío cuando la gente dice que todo el mundo vaya detrás del Gobierno para pedir, pedir y pedir. ¿De dónde? Si se saca el dinero de las cuentas de los ricos no queda nada. Lo que hay que hacer es producir, producir y producir”.

-¿La sonrisa es una llave para los negocios?

“Sí, toda mi vida he mantenido la sonrisa. Estoy agradecido y de nada me arrepiento. Lo que me queda en el corazón es mi hija de 37 años [mira un retrato sobre la mesa de su despacho], que falleció. Así es…”.

Publicado el por DNM en Entrevistas, Vídeos ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario