sensaciones

Ocho variantes

Orgasmo femenino hay uno. Sensaciones, muchas. En una investigación patrocinada por la marca de juguetes sexuales Ann Summers, la terapeuta Jodie Slee distingue ocho variantes:

Clitoriano: “Solo una pequeña parte del clítoris es visible [el glande, con su capucha]. El resto se extiende por la región de la vulva y puede ser estimulado a través de la vagina o analmente”.

Punto G: “Está ubicado en la pared superior de la vagina, entre los genitales y el ano”.

Combinado: “Mezcla del placer producido por la estimulación simultánea de diferentes zonas erógenas”.

Anal: “El ano está repleto de terminaciones nerviosas y conecta con el clítoris. En lo alto del recto, la señal será captada por el nervio pélvico, el que responde a la estimulación de la vagina y del cuello uterino”.

Punto A: “Una colección de células situadas unos centímetros por encima del punto G. Se requiere una penetración muy profunda”.

Pezones: “Contienen muchas terminaciones nerviosas, que viajan a las mismas áreas del cerebro que registra las sensaciones de la vagina, el clítoris y el cuello uterino”.

Corregasmos, ejercicios de gimnasia que llevan al clímax: “Está relacionado con los movimientos repetidos en ropa ajustada”.

Fantasía: “No necesitas ningún estímulo físico. Simplemente, déjate arrastrar por tus pensamientos. Algunas afortunadas lo consiguen mientras duermen”.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

El goce de reír

El goce de reír. / El guiño

Sus beneficios para la salud mental o corporal no son una broma. Reír ridiculiza complejos, descongestiona la circulación, oxigena la sangre e incita la proliferación de endorfinas, unos neurotransmisores asociados a la excitación, el riesgo, el enamoramiento y el orgasmo. Por el carácter afrodisiaco del sentido del humor, amplifica la satisfacción sexual de la mujer. Las carcajadas apagan la ansiedad y encienden el deseo. “Desternillarse a mandíbula batiente, lagrimeando, mostrando desvergonzadamente la campanilla, agitando los pechos y las carnes todas, humedece y dilata la vagina”, escribe la terapeuta Anaís Pérez. “Penetra en nuestra psique, hace vibrar lo que está suelto y consigue una deliciosa voluptuosidad, un placer bestial que podríamos sacralizar, porque de tan efectivo es curativo”. Un estudio clínico de la Unidad de Psiquiatría en la Universidad de Toronto refleja que la risa y la excitación sexual femenina comparten varios síntomas durante diferentes fases: “Se produce un ascenso de la temperatura corporal. Brazos, pecho, cuello y cara se enrojecen. La musculatura facial se contrae y la respiración deja de ser espontánea, se entrecorta. Los labios y los ojos se humedecen más rápido y nuestra piel adquiere una mayor sensibilidad”. La alegría y el intelecto se atraen. Engendran la criatura de la creatividad.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Equivalencias

Que las mujeres y los hombres procesan las emociones de manera distinta se intuía. En el plano sexual, percibir similitudes al observar las zonas erógenas no es casual. Son complementarias. El concepto varía. El origen de los órganos genitales determina la simpatía: durante los primeros meses del embarazo, el clítoris y el pene comparten estructura. Cuando el embrión madura, los bebés adquieren la identidad de género. La evolución marca la diferencia. El falo monta guardia en la puerta y la equivalencia femenina expande sus terminaciones nerviosas por la vagina, asoma la cabeza como si fuera un telescopio y, mientras disfruta del panorama, manda señales al interior. La dualidad viril contrasta con el exclusivo quehacer de la metafórica serpiente de cascabel, que consiste en agenciarse placer. La culminación de la comparación reside en la respectiva área prostática, el surtidor de donde fluye la eyaculación en cada versión a través de la uretra. Más frecuente en él que en ella, el chorreo no siempre es gemelo del orgasmo.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Mucho gusto

Desnudar el deseo de una mujer no es tan sencillo como desabrochar un vestido. La clave está en el botoncito de abajo. Si se toca con levedad -sin apretar-, desata una explosión de dimensión nuclear para echarse a temblar. Desde el entendimiento de que la práctica hace la perfección, Noemí Casquet señala el orgasmo con los dedos en Código Nuevo guiada por la educadora sexual Canela Anahí: “Toda la vulva es sensible a las caricias y al tacto, aunque resulta especialmente satisfactorio cuando la zona está lubricada. Para ello, se necesitan unos buenos preliminares. No vayas directamente al glande del clítoris [aconsejan al varón] hasta que veas que los labios mayores han aumentado de tamaño”. El índice, el anular, el corazón, el meñique y el pulgar son cinco experimentados exploradores en una aventura que engloba excursiones al punto G: “Con las yemas hacia arriba, rodea el hueso pélvico como si quisieras llegar al ombligo y muévete por ahí. Recuerda que, a nosotras, el mete-saca no nos produce placer en exceso (a algunas, ninguno). Son las terminaciones nerviosas del interior de la vagina lo que nos lleva al éxtasis”. La técnica de la sutileza faculta a descubrir lo que le gusta a ella.

Publicado el por DNM en Relatos ¿Qué opinas?

Simetría discreta

Una fina línea separa el deseo de la fantasía, donde la realidad es una ilusión de la imaginación. Las sensaciones placenteras son decisiones de la mente que no implican acciones explícitas. Disfrutar del miedo podría resultar excitante si no obliga a pernoctar en una casa encantada habitada por fantasmas. Que a alguien le guste una exhibición pirotécnica tampoco conlleva inexorablemente el riesgo de prender la mecha. En el sexo se aplica una simetría discreta.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Textura esponjosa

El órgano del cuerpo humano con más terminaciones nerviosas puede permanecer en erección sobre diez minutos después del éxtasis. Anatómicamente idéntico al miembro viril excepto que carece de uretra, que solo sobresale el glande y que sirve exclusivamente al placer sexual de su poseedora, el clítoris sigue creciendo con la edad y nunca envejece. La nariz es un apéndice ideal para estimularlo por su textura esponjosa.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Diversión diversa

El orgasmo puramente vaginal no existe. Solo alrededor de una cuarta parte de las mujeres lo experimentan regularmente con la penetración. En Bustle.com, la escritora Suzannah Weiss involucra al clítoris “de una forma u otra”. Un estudio publicado en 2016 por Clinical Anatomy determina que las mujeres con una distancia más corta entre su clítoris y la vagina tenían más probabilidades de llegar al orgasmo a través del coito; probablemente, porque el pene tocaba su clítoris. “Incluso cuando el clítoris externo no se toca, un orgasmo vaginal a menudo proviene del clítoris interno, que desde diez centímetros debajo de la piel se envuelve alrededor del canal vaginal”.

Diversión diversa. / El guiño

La sexóloga Jess O’Reilly interpreta que al estimular la vagina también se alienta el punto G o el clítoris. “Una de las razones por las que no pocas mujeres logran orgasmos mediante la actividad anal es que los nervios del clítoris viajan hasta allí”, postula el educador Alexis Thomas. “Cualquier estimulación vaginal conlleva la del clítoris”, afirma la investigadora Nicole Prause. “Nadie ha demostrado ninguna separación de estructuras contractuales. Están, literalmente, todos conectados. No es posible que el clítoris se contraiga y no sienta las mismas contracciones en la vagina, puesto que el suelo pélvico interconecta todas estas estructuras”. Ciertamente, admite Jess, “puedes experimentar el orgasmo con la penetración vaginal, al igual que a partir de la estimulación de los senos, las nalgas, de la parte inferior de la espalda y más”. Hay muchos caminos hacia el orgasmo: “La región pélvica está inervada por nervios múltiples. Estas diferentes vías nerviosas ilustran la complejidad de la respuesta sexual y el orgasmo y respaldan la evidencia anecdótica de orgasmos de varias fuentes. La variedad es notable”. A fin de cuentas, el orgasmo es una fiesta.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

El método Kivin

El método Kivin. / El guiño

La mujer no tardará mucho más de tres minutos en experimentar el orgasmo con el método Kivin, una infalible técnica del cunnilingus. Para comenzar, la persona que lleva la iniciativa se sitúa de lado entre las piernas de la receptora. Desde esa posición, coloca los dedos índice y pulgar a cada lado del clítoris para levantarlo y estabilizarlo. Después lame la vulva en horizontal a partir de la capucha. Conviene acercarse por encima de los muslos, en lugar de por debajo. Con el dedo corazón de la otra mano en el perineo -área limítrofe que separa los órganos genitales externos del ano- se perciben las contracciones musculares. Al notar que se acerca el clímax, hay que concentrarse en la corona de la perla y pulirla con la lengua. La constancia en la presión y el ritmo garantiza el éxito de la excitación.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?