sentidos

Textura esponjosa

El órgano del cuerpo humano con más terminaciones nerviosas puede permanecer en erección sobre diez minutos después del éxtasis. Anatómicamente idéntico al miembro viril excepto que carece de uretra, que solo sobresale el glande y que sirve exclusivamente al placer sexual de su poseedora, el clítoris sigue creciendo con la edad y nunca envejece. La nariz es un apéndice ideal para estimularlo por su textura esponjosa.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Diversión diversa

El orgasmo puramente vaginal no existe. Solo alrededor de una cuarta parte de las mujeres lo experimentan regularmente con la penetración. En Bustle.com, la escritora Suzannah Weiss involucra al clítoris “de una forma u otra”. Un estudio publicado en 2016 por Clinical Anatomy determina que las mujeres con una distancia más corta entre su clítoris y la vagina tenían más probabilidades de llegar al orgasmo a través del coito; probablemente, porque el pene tocaba su clítoris. “Incluso cuando el clítoris externo no se toca, un orgasmo vaginal a menudo proviene del clítoris interno, que desde diez centímetros debajo de la piel se envuelve alrededor del canal vaginal”.

Diversión diversa. / El guiño

La sexóloga Jess O’Reilly interpreta que al estimular la vagina también se alienta el punto G o el clítoris. “Una de las razones por las que no pocas mujeres logran orgasmos mediante la actividad anal es que los nervios del clítoris viajan hasta allí”, postula el educador Alexis Thomas. “Cualquier estimulación vaginal conlleva la del clítoris”, afirma la investigadora Nicole Prause. “Nadie ha demostrado ninguna separación de estructuras contractuales. Están, literalmente, todos conectados. No es posible que el clítoris se contraiga y no sienta las mismas contracciones en la vagina, puesto que el suelo pélvico interconecta todas estas estructuras”. Ciertamente, admite Jess, “puedes experimentar el orgasmo con la penetración vaginal, al igual que a partir de la estimulación de los senos, las nalgas, de la parte inferior de la espalda y más”. Hay muchos caminos hacia el orgasmo: “La región pélvica está inervada por nervios múltiples. Estas diferentes vías nerviosas ilustran la complejidad de la respuesta sexual y el orgasmo y respaldan la evidencia anecdótica de orgasmos de varias fuentes. La variedad es notable”. A fin de cuentas, el orgasmo es una fiesta.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

El método Kivin

El método Kivin. / El guiño

La mujer no tardará mucho más de tres minutos en experimentar el orgasmo con el método Kivin, una infalible técnica del cunnilingus. Para comenzar, la persona que lleva la iniciativa se sitúa de lado entre las piernas de la receptora. Desde esa posición, coloca los dedos índice y pulgar a cada lado del clítoris para levantarlo y estabilizarlo. Después lame la vulva en horizontal a partir de la capucha. Conviene acercarse por encima de los muslos, en lugar de por debajo. Con el dedo corazón de la otra mano en el perineo -área limítrofe que separa los órganos genitales externos del ano- se perciben las contracciones musculares. Al notar que se acerca el clímax, hay que concentrarse en la corona de la perla y pulirla con la lengua. La constancia en la presión y el ritmo garantiza el éxito de la excitación.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Comida probiótica

Comida probiótica. / El guiño

En la vagina viven miles de millones de bacterias. Predominan los lactobacillus, que producen ácido láctico. Disminuyen el riesgo de padecer diabetes, reducen los niveles de triglicéridos en la sangre y estrechan el perímetro de la barriga. Las que habitan en los intestinos se conocen como probióticas. Están en muchos sitios: desde los yogures, el suero de mantequilla, el queso crudo, las aceitunas de mesa aliñadas y los encurtidos hasta el mismísimo coño. Sí, en el ecosistema genital (microbioma): cada gramo de fluido contiene de 100.000 a 100 millones de estas células. Así que, entre otros beneficios, el cunnilingus baja el colesterol y afloja la hinchazón abdominal.

 

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Una palabra mágica

Una palabra mágica. / El guiño

Las mujeres se masturban, pero no lo hacen exactamente como los hombres. Bajo este precepto, la Asociación Sueca para la Igualdad de la Sexualidad (RFSU) lanzó un concurso en noviembre de 2014 para elegir una palabra que definiera el autoplacer femenino. Después de un excitante debate de dos meses, klittra (una combinación de clítoris y magia) se impuso a pulla y runka entre cuarenta finalistas. Es más descriptiva que expresiones como acariciar al gato y untar un panecillo. “Históricamente, la sexualidad de las mujeres ‒y, sobre todo, la masturbación‒ ha sido un tabú”, proclamó la RFSU al comunicar la decisión en su conferencia de Västerås (al noreste de Estocolmo). “Estamos tratando de incluir en la agenda los aspectos positivos, no solo los negativos”, declaró la portavoz, Kristina Ljungros, al periódico The Local. “Queremos centrarnos en las partes buenas, la lujuria”. Las encuestadas en un divertido vídeo (Refinery29) se ríen con el exclusivo lenguaje del onanismo masculino y el limitado vocabulario de la otra versión.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Técnicas estratégicas

Técnicas estratégicas. / El guiño

El placer sexual femenino ha estado oculto en las sombras demasiado tiempo. Con la idea de sacarlo a la luz, la web OMGYes.com recogió los testimonios de miles de mujeres. En colaboración con la Universidad de Indiana y el instituto Kinsey, conversaron por Skype con norteamericanas de entre 18 y 95 años. Descubrieron que las técnicas no producen los mismos efectos en todas y que el goce depende del instante. La primera fase se centra en el clítoris, un órgano destinado únicamente al placer. Según Claire Kim, directora del programa, las mujeres registran cuatro veces más orgasmos con la estimulación que con la penetración. OMGYes ha confeccionado un manual de instrucciones con las experiencias de las entrevistadas:

Controlar el orgasmo: son más intensos retrocediendo en el último momento.

Insinuar: pasar de largo y solo satisfacer de vez en cuando.

Ser constante: mantener todo exactamente igual.

Sorprender: desafiar las expectativas para mejorar el placer.

Seguir el ritmo: un movimiento casi musical a tempo.

Multiplicar: superar la sensibilidad para conseguir multiorgasmos.

Acentuar: atención extra a una parte del movimiento.

Concentrarse: el placer se localiza sobre todo en la cabeza.

Respetar cada etapa: los cambios en la sensibilidad con el tiempo.

Rodear: placer indirecto a través de la piel del entorno.

Orbitar: las mil maneras de dibujar círculos alrededor del clítoris.

Señalizar: estilos de retroalimentación.

Además de los vídeos explicativos, el temario incluye simulaciones táctiles: un clítoris en el que se recrean las habilidades que llevan al orgasmo. Uno de los inconvenientes es la carencia de nombres para las diversas maneras de tocar a una mujer: “No hay palabras específicas para los tipos de técnicas detalladas que importan tanto. Hay imprecisas denominaciones clínicas y expresiones vagas de la cultura pop, como ‘usar el dedo’ y ‘frotamiento’. Esta falta de lenguaje hace más difícil explorar y encontrar fórmulas que funcionen. Imagina probar una nueva receta y que ninguno de los ingredientes o medidas tenga nombre, o pedir de un menú en el que todos los platos se llaman igual”. La complejidad se confunde con el desconocimiento: “La anatomía es tan sensible y varía tanto que unos pocos milímetros o un ligero desajuste en el ángulo, presión o ritmo marcan la diferencia entre incomodidad y placer. Y lo que más gusta cambia mucho por las circunstancias: durante el curso de la excitación desde el calentamiento hasta el preámbulo y el orgasmo, a diario y en cada etapa de la vida”. La táctica depende de la estrategia.

Publicado el por DNM en Gente ¿Qué opinas?

Contentas

Los orgasmos en los pezones están al alcance de unas manos habilidosas, unos dedos virtuosos y una lengua juguetona. Con un vibrador también funciona. La revista masculina Men’s Health ha recopilado testimonios de mujeres que los han sentido.

Contentas. / El guiño

Jennifer, 24 años: “A veces me avergüenza que mis pezones sean tan sensibles. Es una zona muy erógena. Cuando cuento que siempre me corro en cuanto los estimulan, la gente me dice que tengo mucha suerte. En realidad, es un asunto peliagudo. Si brinco mucho en el gimnasio me rozan con la camiseta o el sujetador”.

Laurah, 32:
 “Hay que recrearse con ellos durante un tiempo largo para que funcione. Pero, cuando empiezan a chupármelos o acariciarlos, siempre me acabo corriendo”.

Sarah, 25: “Cuando estoy muy excitada, me pasa al ponerme hielo ahí”.

Para que ella esté contenta por el placer que emana de sus tetas, conviene ir in crescendo: amasar, mimar la aureola y asestar la puntilla.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Recompensa

Los placeres de la masturbación no son un vicio si el organismo saca beneficio. La inyección de dopamina (neurotransmisor de la excitación) y serotonina (calmante) está vinculada a la sensación de recompensa en la mente. Si se hace mecánicamente, sin motivación, el cerebro se acostumbra a los excesos de la rutina y el inconformismo encarece el precio de la satisfacción. No perjudica la frecuencia, sino la indiferencia.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?