sentidos

Resistencia

Los orgasmos múltiples son el grial del placer femenino. Para disfrutar de la gratificación, la sexóloga Annabelle Knight sugiere que el primero no sea muy intenso: sin penetración, a través de la estimulación directa del clítoris ya sea con un vibrador o mediante la acción manual u oral. “Los periodos refractarios de las mujeres suelen ser mucho más cortos que en los hombres”, expone en The Daily Star. “A menudo, el clítoris solo necesita uno o dos minutos para recuperarse. En cambio, los masculinos duran desde varios minutos a un día, y tienden a alargarse con la edad”. Una retirada a tiempo no es una derrota: “Si te resistes al principio, el resultado final será mucho más enérgico. Tómatelo con calma e intenta retrasar el primer clímax lo máximo posible, hasta que no puedas aguantar más. Continúa con la excitación que mejor te venga y vuelve al clítoris una vez que te sientas preparada. Al retroceder antes de que suceda, enardeces la tensión sexual que recorre tu cuerpo”. Los ejercicios de Kegel solemnizan la pasión: “El músculo pubococcígeo se prolonga hasta el clítoris. Al realizarlos todos los días, lograrás una excitación mucho más potente, un canal vaginal más estrecho y orgasmos desbordantes”. La distensión acondiciona el ambiente y acomoda los cuerpos al espacio.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

El abrazo no abrasa

El calor del abrazo no abrasa. Esta demostración de afecto o pasión abriga el bienestar psíquico, emocional, social y físico: vigila la presión arterial, resguarda el corazón, comprime el estrés y desentraña miedos. Cuando nos tocan, se activan unos receptores -corpúsculos de Pacini (terminaciones nerviosas situadas en nuestra piel)- que envían señales al nervio vago, un área del cerebro que regula el ritmo cardiaco. Alivia el dolor, fortalece las defensas, transmite alegría y, en el plano erótico, la energía de la sensualidad.

 

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Vulvaridad

El mayor estudio sobre la vulva (genitales femeninos externos) muestra que no existe una “normal”. Vienen en todas las formas y tamaños. Un equipo del Hospital Lucerne Cantonal, de Suiza, examinó a 650 mujeres caucásicas de entre 15 y 84 años. Midió los labios, el clítoris, la apertura vaginal y el perineo.

Vulvaridad. / El guiño

El trabajo arrojó que las dimensiones variaron con la edad, el índice de masa corporal y el historial de partos. Los labios internos tienden a ser más pequeños en mujeres mayores, mientras que los externos son más grandes en mujeres con altos índices de masa corporal. Las que habían dado a luz vaginalmente tenían aperturas vaginales más grandes que las mujeres sin hijos y aquellas que dieron a luz por cesárea. La web Labia Librari ilustra la diversidad.

Para más información:

Labialibrary.org.au

Newscientist.com

Nmas1.org

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Extrafuerte

Caramelos Halls. / El guiño

Las famosas pastillas Halls calman la tos, alivian la picazón de garganta y es un remedio natural para el resfriado o el escurrimiento nasal. De un sabor extrafuerte a mentol, las del envoltorio negro -transparentes con unas perlitas azules- son infalibles en el sexo oral. Los testimonios propagan que agranda la sensibilidad genital y anal. Al cabo de unos minutos en la boca, el efecto placentero -placebo o no- entra en acción. El secreto consiste en soplar para gozar de la intensa combinación frescor-ardor. Y contiene una fuente de fenilalanina, un aminoácido esencial -presente principalmente en alimentos ricos en proteínas- que mejora el estado de ánimo.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Fluidos

Una molécula del semen, la espermidina, revierte el envejecimiento por su capacidad de reparar las células dañadas, además de ser antidepresiva. En contacto con el cutis, el fluido masculino reduce el acnés, previene las arrugas y favorece una piel tersa. Del sudor emana una sustancia, la androstenediona, que ayuda a que las mujeres se sientan de mejor humor y potencia la excitación.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Ejercicios cotidianos

La habilidad de lamer el pene cuando está inmóvil dentro del conducto membranoso que enlaza la vulva a la matriz se llama perrito vaginal. Este placer extra para el hombre lo procura la contracción perineal. Si bien algunas mujeres lo realizan automáticamente, es una pericia que se entrena con unos ejercicios (de Kegel) tan sencillos como la cotidianidad de aguantar las ganas de orinar. Ello, sin involucrar a los músculos del abdomen, de las nalgas ni de los muslos; de pie, de rodillas o sentada y alternando los ritmos rápidos con los lentos. La tonificación intensifica y prolonga el orgasmo en el coito y la masturbación.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Efluvios

Las mujeres se mojan en un intervalo de tres a diez segundos cuando reciben un estímulo erótico. Si una de ellas está ante alguien a quien desea, la vagina se humedece y las glándulas sudoríparas envían efluvios que envuelven al objeto del deseo y tratan de atraerlo.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Sitios elementales

Una acalorada discusión sobre la diferencia entre vagina y vulva encendió Twitter, hasta que participó una ginecóloga. Jennifer Gunter aportó al debate una infografía y un artículo. La vagina es un túnel membranoso entre el útero y la vulva, que es lo que se ve debajo del pubis (el monte de venus, si no está depilado): los labios, el clítoris y la abertura del aparato genital femenino. La palabra vagina procede del latín: “Vaina de una espada”. Mide comúnmente ocho centímetros de largo y cuatro de diámetro. Durante la relación sexual crece hasta un 200% y con el orgasmo encoge un 30%, al contraerse bruscamente los músculos de la vulva. La vagina es prácticamente insensible. El placer proviene del tercio externo. Aunque es una cavidad, siempre está cerrada y se adapta a la estructura que la penetra.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?