sentidos

Ruidos guturales

Mucho se ha debatido sobre si los gemidos femeninos son reales o fingidos. Investigaciones científicas han concluido que la mayoría son intencionados. Un estudio de las universidades británicas de Lancashire y Leeds sustenta que el 5% hace ruidos guturales sencillamente porque se aburre a la espera del anhelado orgasmo. En el libro Secretos sexuales: la alquimia del éxtasis, Nicholas Douglas distingue cuatro tipos de sonidos eróticos emitidos por las mujeres:

Sikritis. Inhalar aire con los dientes cerrados.

Exclamaciones. Se producen en las primeras fases del acto íntimo con la finalidad de estimular a la pareja.

Confusos. Con la respiración acelerada.

Explosión. Expresión espontánea y natural durante el orgasmo. ¡Ay!

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

La llave

La llave del placer. / El guiño

Uno de los contrastes entre un hombre y una mujer es que las dos cabezas de él son cerebros en ella. Así como el glande masculino se erige en un poder fálico que manda órdenes a la razón, el femenino está rodeado de 8.000 terminaciones nerviosas conectadas con el centro de inteligencia. El clítoris canaliza la energía de una emoción intensa (entusiasmo por algo o alguien) hacia la pasión desencadenante del orgasmo. Lo que cubre el capuchón es extremadamente sensible a las caricias, por lo que la estimulación sutil impone su lógica a la presión impulsiva. Rozar, frotar, palpar en círculos… La técnica define la táctica y las impresionantes sensaciones que se experimentan satisfacen el deseo. La llave del placer abre puertas que llevan al clímax. A través de la penetración -en la pared anterior de la vagina, detrás del hueso púbico, a cuatro centímetros de la entrada-, se visita al punto G. Si se toca ahí, ¡ya está!

 

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Al conejo, zanahoria

Al conejo, zanahoria. / El guiño
Al conejo le gusta la zanahoria. Y existe una explicación científica: el tono rojizo hace a los chicos más atractivos a los ojos de ellas. Los alimentos ricos en carotenoides procuran ese pigmento antioxidante: frutas y verduras rojas, anaranjadas, amarillentas o verde intenso, espinacas, melón, boniato, pimiento, albaricoque, melocotón… Hay alimentos que incentivan el apetito sexual. El chocolate, el plátano o el aguacate contienen triptófano, un aminoácido esencial en la liberación de la serotonina (un neurotransmisor ligado al bienestar). Mariscos y ostras aportan zinc y selenio, que elevan los niveles de dopamina (un mensajero químico del sistema nervioso central, el cerebro, que regula el placer). El sodio (leche, remolacha, apio o agua potable), el potasio (dátiles, naranja, ciruelas pasa, yogur, alcachofa, tomate, calabaza) y el magnesio (nueces, guisantes, legumbres, arroz integral) actúan sobre la contracción muscular y la circulación sanguínea, lo cual influye en la erección. La vitamina C (cítricos, kiwi, mango, papaya, piña, fresas, sandía) suaviza la piel. El gusto también entra por el olfato. El ajo (ingerido por los hombres), el café, el pan recién hecho, la regaliz, el caramelo y el pepino desprenden aromas que excitan a las mujeres. La fragancia del polvo de talco es perturbadora. Entre los varones, el olor del donut dilata el pene un 32%.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Una pausa productiva

Nadia Bokody. / El guiño

Las pausas para el café en el trabajo son un ritual, una excusa para descansar y charlar con los colegas. Sorprendente es lo que hace Nadia Bokody. La periodista y editora de She Said se escapa para otros menesteres más íntimos y placenteros. A la hora del almuerzo suele ir a casa para un rápido coqueteo con el vibrador (“una ventaja de vivir a una corta distancia a pie de la oficina”), pero hay ocasiones en las que no se aguanta: va al baño en el curro y alivia su estrés. Regresa radiante al puesto, lista para afrontar el resto de la jornada laboral. “No solo porque me encanta la masturbación. Me proporciona beneficios científicamente comprobados, a diferencia del despreocupado desplazamiento por las redes sociales y las burlas sobre los alimentos fritos y azucarados tan habituales durante los recesos. Un estudio publicado en The Journal Of Sexual Medicine encontró que los orgasmos son en realidad mejores para el cerebro que los ejercicios mentales típicos, como los crucigramas. Esto se debe a que, durante el clímax, el flujo de sangre irriga todo el cerebro y no únicamente ciertas regiones”. En consecuencia, aconseja implementar esta práctica (“una alternativa saludable a tragar bebidas energéticas y pegarnos al tarro de las galletas”) para dinamizar la productividad e incentivar la creatividad: “Es increíblemente efectiva para alegrar el ánimo y recargar energía, gracias a la liberación de endorfinas y sustancias químicas”. La felicidad le sonríe.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

El lenguaje en cifras

Una taza de café. / El guiño

Cuando una mujer invita a café a un hombre, este cree -en un 68%- que ella quiere sexo. Eso conjetura el profesor de la Universidad de Macquarie (Australia) John Croucher en el libro El amor en cifras, que incorpora un capítulo sobre el lenguaje corporal: “Entre el 60% y el 90% de la comunicación entre las personas es con señales no habladas. Se toca el pelo o cruza las piernas para llamar la atención; igual que acariciar un objeto redondo, como el vaso. Pero se está escondiendo si pone el bolso detrás”. Sin leer la mente, se puede saber lo que piensa la gente.

Publicado el por DNM en Gente ¿Qué opinas?

Amigo íntimo

El único órgano del cuerpo humano destinado exclusivamente al placer lo poseen las mujeres, muchas de las cuales no se han enterado. Para contribuir a su conocimiento, la directora canadiense Lori Malépart-Traversy ha realizado un cortometraje de animación en el que el clítoris cobra vida y rebate los mitos científicos, psicológicos y sociales que lo han perseguido. “Quiero mostrarle al mundo lo que he aprendido en mi investigación; sobre todo, los aspectos que yo misma ignoraba”, relata la autora del documental. “El clítoris tiene aproximadamente 8.000 terminaciones nerviosas, lo que lo convierte en la parte más sensible de la anatomía femenina”. Solo se ve la punta del iceberg: “Dos raíces de 10 centímetros se extienden a cada lado”. Con el hilo conductor del humor, el personaje guía al espectador. Es como un pequeño pene, pero más inteligente y cosquilloso: “Se llena de sangre y crece cuando se excita”. La lucidez lo saca de la oscuridad.

Publicado el por DNM en General, Vídeos ¿Qué opinas?

La punta del iceberg

Nina Brochmann y Ellen Støkken Dahl. / El guiño

La gran confusión y desinformación acerca de la sexualidad de las mujeres animó a las doctoras Nina Brochmann y Ellen Støkken Dahl a recopilar las ideas erróneas en el libro The Wonder Down Under (una guía sobre el correcto uso de la vagina). En su exploración, avalan la tesis de que el punto G no es algo físico aislado, sino una parte interna profunda del clítoris: “Se nos ha educado para creer que el epicentro del placer sexual femenino es aproximadamente del tamaño de una uva pasa, pero la verdad es que este pequeño botón es solo la punta de un iceberg, una pequeña parte de un órgano grande y extraordinariamente sensible que se extiende profundamente en la pelvis de la mujer”. Sobre la mejor postura para el orgasmo, aconsejan la técnica del alineamiento coital (una variación de la del misionero): en lugar de penetrarla, el hombre se desplaza unos centímetros más y estimula el clítoris con el pene. En vez de un movimiento de dentro hacia afuera, lo hace de arriba abajo.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Atracción trasera

Adaptación teatral de la novela ‘La rendición’, de Toni Bentley.

Publicado el por DNM en Vídeos ¿Qué opinas?