Las Administraciones acumulan otros 10.000 millones en facturas impagadas