Llega la nueva era publicitaria: cobrar por ver anuncios